28.5 C
San Justo
jueves, marzo 4, 2021

Tecnología en la nube en el mundo de la salud: una revolución científica gracias al coronavirus

IMAGEN DE ARCHIVO. Un hombre utilizando una mascarilla camina cerca de una ilustración de un virus fuera  de un centro regional de ciencia en Oldham, Gran Bretaña. Agosto 3, 2020. REUTERS/Phil Noble
IMAGEN DE ARCHIVO. Un hombre utilizando una mascarilla camina cerca de una ilustración de un virus fuera de un centro regional de ciencia en Oldham, Gran Bretaña. Agosto 3, 2020. REUTERS/Phil Noble (PHIL NOBLE/)

En la actualidad, se reconoce cada vez más el potencial de las tecnologías en la nube, que proporcionan almacenamiento de datos y recursos informáticos administrados por proveedores de servicios externos, para ayudar a mejorar la seguridad, la calidad y la eficiencia de la atención médica. Sin embargo, la adopción de la tecnología en la nube ha sido variable en las organizaciones de atención médica, obstaculizada por la preocupación de que la tecnología no sea coherente con los métodos existentes de garantía de calidad y gobierno de la privacidad, la integridad de los datos y la confiabilidad del servicio.

El convincente propósito compartido y las necesidades de información en el contexto de la pandemia de COVID-19 han proporcionado un poderoso incentivo para adoptar y beneficiarse de la rápida ampliación de las soluciones basadas en la nube. Ahora que los implementadores han establecido este impulso, es importante tener en cuenta los compromisos y riesgos asociados con estas soluciones y su implementación con rapidez.

En un documento de reciente publicación, especialistas del Usher Institute de la Universidad de Edimburgo relevan una descripción de cómo los entornos de atención médica han utilizado las tecnologías en la nube para permitir la implementación rápida de aplicaciones en organizaciones individuales y la integración de análisis de datos en todas las organizaciones durante la pandemia de COVID-19. También enumeran las posibles consecuencias no deseadas que surgen de la escala y la velocidad con la que se han implementado las tecnologías en la nube. Estos incluyen consideraciones de privacidad y gobernanza de datos, bloqueo de estructuras de datos, silos de datos e implicaciones no deseadas para las prácticas laborales y el funcionamiento organizacional.

Digitalizados con cautela

Hungarian biologist Alexandra Torok checks the purity of an antibody, a genetic sensor of sorts, manufactured by a small family company and sold to the largest pharmaceutical companies in the race for a coronavirus vaccine, in Szirak, Hungary, November 13, 2020. Picture taken November 13, 2020. REUTERS/Bernadett Szabo
Hungarian biologist Alexandra Torok checks the purity of an antibody, a genetic sensor of sorts, manufactured by a small family company and sold to the largest pharmaceutical companies in the race for a coronavirus vaccine, in Szirak, Hungary, November 13, 2020. Picture taken November 13, 2020. REUTERS/Bernadett Szabo (BERNADETT SZABO/)

Las organizaciones de proveedores individuales se han basado en tecnologías en la nube para implementar funcionalidades discretas relacionadas con COVID-19 para procesos organizativos y clínicos que incluyen monitoreo, diagnóstico, pruebas, triagge y consultas. Algunas aplicaciones facilitan el monitoreo en tiempo real de pacientes en entornos de alto riesgo para COVID-19 mediante la generación de descripciones generales de datos de varias fuentes, algunas permiten interacciones entre el personal de atención médica y los pacientes a distancia, y otras permiten el desarrollo de paneles de gestión operativa. facilitar la planificación de la fuerza laboral, los recursos y la atención.

Un beneficio clave de los servicios basados en la nube para organizaciones y especialidades individuales es que permiten una rápida implementación y ampliación en una variedad de configuraciones, ya que no requieren que la organización compre hardware adicional (como servidores necesarios para soluciones locales) y se pueden implementar de forma remota (siempre que exista la infraestructura adecuada). Por ejemplo, Huawei Technologies informa que desplegaron una solución de diagnóstico de neumonía en un hospital de Ecuador en tan solo 14 hs. y el Departamento de Salud del Estado de Oklahoma hizo algo similar para el personal médico, diseñada para dar seguimiento a las personas con síntomas reportados de COVID-19, en 48 hs.

Sin embargo, implementaciones tan rápidas, aunque abordan desafíos inmediatos, podrían tener consecuencias no deseadas para las prácticas laborales de los profesionales de la salud existentes y la seguridad del paciente, particularmente cuando se implementan nuevas funcionalidades en múltiples contextos a gran escala. Por el contrario, las soluciones locales permiten realizar pruebas piloto y adaptarse a los requisitos contextuales, ya que permiten un mayor grado de control organizacional. Esto es importante, ya que el trabajo existente con registros de salud electrónicos locales ha identificado la necesidad de adaptarse a los desafíos rápidamente cambiantes asociados con COVID-19.

estudios científicos
(Shutterstock.com)

“Las organizaciones de atención médica deben considerar priorizar las soluciones en la nube de bajo riesgo que consisten en complementos a la funcionalidad existente (por ejemplo, una aplicación o un módulo en una plataforma existente basada en la nube para permitir un acceso compartido rápido), ya que es más probable que permitan mejor integración con las prácticas existentes que las aplicaciones complejas que conectan departamentos y organizaciones”, explicó Kathrin Cresswell, especialista a cargo del documento.

El intercambio de datos entre organizaciones en la atención médica es difícil, particularmente cuando los datos se almacenan en servidores locales, ya que estos pueden convertirse en silos de datos. COVID-19 ha introducido necesidades informativas comunes y urgentes en torno a la incidencia, los pacientes de alto riesgo y la actividad de prueba. Los entornos de atención médica ahora utilizan cada vez más tecnologías en la nube para compartir información relacionada con COVID-19 y proporcionar inteligencia a través de análisis de datos integrados en tiempo real de varias fuentes en todas las organizaciones. “Las nuevas aplicaciones van desde paneles que conectan registros médicos electrónicos basados en la nube para identificar tendencias en pacientes de alto riesgo y actividad de prueba, hasta el establecimiento de centros de datos que facilitan la agregación y el análisis de información casi en tiempo real para aportar en decisiones sobre recursos y atención clínica asociados con COVID-19 en todos los grupos de hospitales -señala Cressmweel-. También hay muchos ejemplos de portales COVID-19 que brindan una visión general de las tendencias nacionales e internacionales, alojados en servicios en la nube, que actualmente se encuentran en desarrollo”.

Este grado de intercambio de información a gran escala simplemente no es posible con los sistemas locales, donde se necesitarían instalar motores de integración adicionales, pero solo permitirían un intercambio de información relativamente pequeño entre organizaciones a través de mensajes estandarizados.

Big Data es el análisis de un mundo constantemente inundado de datos
Big Data es el análisis de un mundo constantemente inundado de datos

Las tecnologías en la nube parecen ofrecer un camino a seguir aquí. Sin embargo, ahora existe la necesidad de alinear los propósitos de las tecnologías de nube existentes, ya que existe el riesgo de superposición entre las nubes de diferentes proveedores de servicios. También existe el riesgo de silos de datos en nubes individuales y problemas asociados que rodean la propiedad de los datos y el bloqueo de las estructuras de datos (por ejemplo, identificadores de pacientes o ubicación, clasificaciones de enfermedades). Los esfuerzos de colaboración que alinean las actividades de los proveedores de la nube podrían reducir este riesgo, pero esta colaboración debe equilibrarse cuidadosamente con las consideraciones de seguridad de la información (que se agravan a mayor escala a medida que los datos trascienden los límites de la organización). Por ejemplo, la gente ha advertido que el establecimiento de grandes nubes a gran velocidad podría aumentar los riesgos de la llamada ciberpandémica, lo que podría generar riesgos y costos adicionales imprevistos.

“La implementación a menudo acelerada de las aplicaciones en la nube para COVID-19 también podría haber comprometido una negociación adecuada en torno a la armonización de las estructuras de datos y la gobernanza desde el principio, lo que llevó a posibles problemas relacionados con la integración de datos”, aporta la investigadora. Por lo tanto, existen claros beneficios de las tecnologías basadas en la nube en comparación con las soluciones locales, particularmente en términos de implementación ágil y ampliación de servicios donde la demanda es desconocida (como con COVID-19) e integración de datos entre organizaciones. Sin embargo, queda por ver si estos beneficios se mantienen.

SEGUÍ LEYENDO

Qué alteraciones genéticas descubiertas por científicos agravan al COVID-19

COVID-19: científicos advierten que todavía hay poca información respecto a los asintomáticos

Últimas Noticias

Por la vacunación, empiezan a bajar los contagios de COVID-19 entre el personal de la salud

La vacunación contra el coronavirus empezó con la Sputnik V en diciembre en el personal de la salud. Se lo considera grupo priorizado por la exposición al virus al atender pacientes y por la necesidad de que estén protegidos para que haya recursos humanos capacitados en los hospitales. REUTERS/Agustin Marcarian (AGUSTIN MARCARIAN/) El personal de la salud puso el cuerpo para atender a los pacientes con COVID-19, y muchos perdieron sus vidas. Por la exposición repetida o por no contar con la protección adecuada, más de 360 médicos y enfermeros, entre otros integrantes del sistema de salud, habían fallecido para principios de diciembre. A partir del inicio de la campaña de vacunación, pasaron a ser un grupo prioritario y ya se empiezan a registrar el descenso de casos confirmados dentro del personal de la salud con la eventual disminución de los fallecimientos. En la Ciudad de Buenos Aires, los casos confirmados de COVID-19 en el personal de la salud representaban entre el 3 y el 4% en ..

Un año de pandemia en la Argentina bajo la mirada de los expertos

“Indudablemente la pandemia cambió en forma traumática la vida de los argentinos porque fue un proceso impensado, y lo más extraordinario es que los cambios no solamente se dieron a nivel local sino internacional” (Shutterstock) Hace exactamente un año se confirmaba el primer caso de COVID-19 en la Argentina. Un hombre de 43 años, que había regresado de vacaciones en Europa dio positivo al SARS-CoV-2 y con él se inició la pandemia en el país. Hasta ese momento, las noticias llegaban desde lejos: un nuevo virus de la familia de los coronavirus había surgido desde la ciudad china de Wuhan y causaba estragos en Asia, Europa y los EEUU. Poco se sabía del responsable de que a los pocos días la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara pandemia a la enfermedad y el mundo cambiara para siempre. ¿Cómo la pandemia cambió la vida de los argentinos? ¿Qué enseñanzas nos dejó? ¿Ya nunca más volveremos a ser los mismos? Sobre todo eso Infobae habló con especialistas, a 365 del llamado “paci..

COVID-19 en Argentina: ¿cuáles son los protocolos vigentes para viajes, casos confirmados y sospechosos?

Testeos en la Terminal Dellepiane para detectar COVID-19 en la población (CABA) Como una forma controlar el brote del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que causó la pandemia por la enfermedad COVID-19, el gobierno nacional junto con las 24 jurisdicciones del país establecieron protocolos estrictos con aislamiento social preventivo y obligatorio y distanciamiento social preventivo y obligatorio, desde hace ya varios meses. “El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud declaró al brote del nuevo coronavirus (COVID-19) como una pandemia y, a raíz de ello, nuestro país amplió la Emergencia Sanitaria y le brindó al Ministerio de Salud la facultad para tomar todas las medidas necesarias a fin de minimizar el contagio y fortalecer la capacidad de respuesta del sistema sanitario. En este marco, atendiendo a las recomendaciones de los organismos internacionales especializados y de los expertos locales, y a la luz de la experiencia de otros países, se determinó que la mejor forma que ..

Diez cosas que sabemos del COVID-19 a un año de su llegada a la Argentina

10 certezas sobre el COVID-19 a un año del primer caso en la Argentina (Shutterstock.com) (Igor/) El anuncio del primer caso confirmado por COVID-19 en la Argentina hace exactamente un año cambió para siempre el día a día y la vida de todos. Los conceptos de “virus SARS-CoV-2”, enfermedad por “el nuevo coronavirus” y “pandemia” empezaron a resonar fuerte en la sociedad y a generar temor ante lo desconocido. Hoy, 365 después, podemos decir que contamos con información clave: su posible origen, la forma en la que se transmite y cómo podemos minimizar el riesgo de exponerse al contagio. En esta nota, las diez principales certezas científicas desmenuzadas en tiempo récord gracias al incansable trabajo de investigadores de todo el mundo. 1- Orígenes y especificidades del SARS-CoV-2 Aunque aún no se conoce con certeza absoluta, se sabe que la transmisión a las personas llegó desde un animal, quizás directamente desde un murciélago o mediante la infección de una especie intermedia, como oc..

Te puede interesar

Por la vacunación, empiezan a bajar los contagios de COVID-19 entre el personal de la salud

La vacunación contra el coronavirus empezó con la Sputnik V en diciembre en el personal de la salud. Se lo considera grupo priorizado por la exposición al virus al atender pacientes y por la necesidad de que estén protegidos para que haya recursos humanos capacitados en los hospitales. REUTERS/Agustin Marcarian (AGUSTIN MARCARIAN/) El personal de la salud puso el cuerpo para atender a los pacientes con COVID-19, y muchos perdieron sus vidas. Por la exposición repetida o por no contar con la protección adecuada, más de 360 médicos y enfermeros, entre otros integrantes del sistema de salud, habían fallecido para principios de diciembre. A partir del inicio de la campaña de vacunación, pasaron a ser un grupo prioritario y ya se empiezan a registrar el descenso de casos confirmados dentro del personal de la salud con la eventual disminución de los fallecimientos. En la Ciudad de Buenos Aires, los casos confirmados de COVID-19 en el personal de la salud representaban entre el 3 y el 4% en ..

Un año de pandemia en la Argentina bajo la mirada de los expertos

“Indudablemente la pandemia cambió en forma traumática la vida de los argentinos porque fue un proceso impensado, y lo más extraordinario es que los cambios no solamente se dieron a nivel local sino internacional” (Shutterstock) Hace exactamente un año se confirmaba el primer caso de COVID-19 en la Argentina. Un hombre de 43 años, que había regresado de vacaciones en Europa dio positivo al SARS-CoV-2 y con él se inició la pandemia en el país. Hasta ese momento, las noticias llegaban desde lejos: un nuevo virus de la familia de los coronavirus había surgido desde la ciudad china de Wuhan y causaba estragos en Asia, Europa y los EEUU. Poco se sabía del responsable de que a los pocos días la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara pandemia a la enfermedad y el mundo cambiara para siempre. ¿Cómo la pandemia cambió la vida de los argentinos? ¿Qué enseñanzas nos dejó? ¿Ya nunca más volveremos a ser los mismos? Sobre todo eso Infobae habló con especialistas, a 365 del llamado “paci..

COVID-19 en Argentina: ¿cuáles son los protocolos vigentes para viajes, casos confirmados y sospechosos?

Testeos en la Terminal Dellepiane para detectar COVID-19 en la población (CABA) Como una forma controlar el brote del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que causó la pandemia por la enfermedad COVID-19, el gobierno nacional junto con las 24 jurisdicciones del país establecieron protocolos estrictos con aislamiento social preventivo y obligatorio y distanciamiento social preventivo y obligatorio, desde hace ya varios meses. “El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud declaró al brote del nuevo coronavirus (COVID-19) como una pandemia y, a raíz de ello, nuestro país amplió la Emergencia Sanitaria y le brindó al Ministerio de Salud la facultad para tomar todas las medidas necesarias a fin de minimizar el contagio y fortalecer la capacidad de respuesta del sistema sanitario. En este marco, atendiendo a las recomendaciones de los organismos internacionales especializados y de los expertos locales, y a la luz de la experiencia de otros países, se determinó que la mejor forma que ..

Diez cosas que sabemos del COVID-19 a un año de su llegada a la Argentina

10 certezas sobre el COVID-19 a un año del primer caso en la Argentina (Shutterstock.com) (Igor/) El anuncio del primer caso confirmado por COVID-19 en la Argentina hace exactamente un año cambió para siempre el día a día y la vida de todos. Los conceptos de “virus SARS-CoV-2”, enfermedad por “el nuevo coronavirus” y “pandemia” empezaron a resonar fuerte en la sociedad y a generar temor ante lo desconocido. Hoy, 365 después, podemos decir que contamos con información clave: su posible origen, la forma en la que se transmite y cómo podemos minimizar el riesgo de exponerse al contagio. En esta nota, las diez principales certezas científicas desmenuzadas en tiempo récord gracias al incansable trabajo de investigadores de todo el mundo. 1- Orígenes y especificidades del SARS-CoV-2 Aunque aún no se conoce con certeza absoluta, se sabe que la transmisión a las personas llegó desde un animal, quizás directamente desde un murciélago o mediante la infección de una especie intermedia, como oc..